Nuugi

nuugi
Más allá de lo racional y lógico, la Casa-Madre fue diseñada con el instinto y la emoción de crear algo nuevo pero común en nuestra naturaleza. Las formas curvas de la casa hacen referencia al “vientre ocupado”, una casa con vida en su interior.

Bajo este emotivo concepto, Armando Brito diseñó una casa funcional y estética que nos recuerda a “nuestra primera casa” y la promesa de bienestar que encontramos en su forma. Concebida como una idea basada principalmente en los sentidos y los recuerdos; la Casa-Madre es una increíble pieza que nos invita a escuchar nuestros instintos para desarrollar nuestra creatividad.